¡GRAN VENTA!

POVEDALI O NÁS...

„We bought our Chiavari Chairs at this shop. Great service and very helpful all the time. The transportation of the chairs to our home was absolutely great. The chairs are good quality and can be used for business without any problems. We can recommend the chiavari chairs and the shop without any restrictions. Thank you for your great service!“

Christian SEIDEL – Love Bandits, Kolín, Nemecko

„Velka vdaka Confer. Do nasho noveho 4* hotela Galeria Thermal Besenova ste nam rychlo, spolahlivo a kvalitne dodali konferencne stoly. Takto si predstavujeme profikov. Tesime sa na dalsiu spolupracu.“



Jaroslav ČEFO – riaditeľ hotela Galeria Thermal Bešeňová****

„We are a Hungarian firm, dealing with letting devices and organizing certain programmes. We have already bought cca 600 white Chiavari chairs from Confer. We are fully contented with Confer, the firm is correct, fast and reliable. Shipping is always as agreed. The Chiavari chairs are of high quality very elegant. All our clients were perfecly satisfied.“

Máté LUKÁCS – Tent For Rent, Pécs, Maďarsko

Chiavari: no hay silla como una silla

Las sillas Chiavari son una adición moderna para cualquier ocasión mayor o menor. Hace unos años, no eran apreciados en Eslovaquia y ahora están ganando popularidad a la velocidad del cohete. Entonces, si decide que las sillas Chiavari serán el accesorio adecuado para su boda, tiene varias formas de conseguirlas.

5 hechos con los que Agnes Ghost (de todos modos) se están poniendo al día.

La civilización me invadió, y me escapé un poco (esto también es una explicación de por qué tú, mi querida silla Ghost, estás en medio del bosque). Por tres lados, los vecinos solteros dejaron en claro que una familia de cinco con tres hijos no era un bloque de apartamentos de cuatro habitaciones sino un desierto.

Un momento de verdad. Chiavari y Ghost prueban a sus dueños (segundo episodio)

Nosotros, de la aldea de presidentes, acabamos de tener suficientes pruebas constantes. El cliente entra en la tienda y da la vuelta a la silla: acaricia suavemente la tapa, luego golpea con fuerza (hasta que saltan todas las plumas, si la silla tiene una) y, como un gran caballero, toma un asiento cómodo y cae en su todo el peso Al final, el entusiasta sube y baja para que no le deba al nuevo Adepto por el hogar.

Este sitio usa cookies. Al continuar, acepta el uso de cookies.